Una de las vías más frecuentes de acceso a los estudios de grados, es presentarse a las pruebas de selectividad una vez concluido el bachillerato, sin embargo, los titulados de formación profesional superior también pueden optar por carreras universitarias amparados en el Decreto Real sobre la nueva selectividad promulgado en el año 2008. Según este último, los egresados de formación profesional tienen derecho a realizar estudios de grado sin pasar la selectividad.

Examen

Es bueno aclarar que cuando la oferta de plazas universitarias a cubrir es inferior a la cantidad de candidatos, se les da preferencia a aquellos cuyo titulo de FP sea afín al grado que pretenden cursar.

Los bachilleres pueden optar por la prueba de selectividad de las modalidades siguientes:

  • Humanidades y Ciencias Sociales
  • Ciencias y Tecnología
  • Artes

La selectividad tiene dos convocatorias a las pruebas todos los años, la primera  en el mes de Junio, y la segunda en Septiembre. Muchos estudiantes optan por presentarse a la primera pues de esa forma, si necesitan subir su nota, solo necesitan esperar 3 meses solamente, los cuales aprovechan para prepararse mejor y así presentarse a la segundad convocatoria con mejores posibilidades.

La nueva prueba de selectividad tiene 2 fases, una general obligatoria para todos los aspirantes donde se examinan las materias comunes al bachillerato, y otra específica que es voluntaria y cuya finalidad es permitir a los estudiantes mejorar su nota. En esta los exámenes se relacionan con las materias de los grados que van a estudiar.

Si deseas conocer más acerca de este tema te recomiendo visitar el portal formativo avanzatucarrera.com. En este sitio donde podrás encontrar información detallada sobre la selectividad para acceder a grados universitarios.

Consejos útiles para vencer la prueba

La preparación previa a la prueba de selectividad es una fase previa importantísima antes de enfrentarte al desafío de los exámenes que te abrirán las puertas a la universidad. Verdaderamente la selectividad es un obstáculo en el camino, pero es posible superarla si te preparas adecuadamente, trabajas fuerte y sigues unos prácticos consejos.

Mantente al tanto del calendario de las pruebas y los objetivos de los exámenes, de esta forma podrás hacer una buena planificación de tu tiempo de estudios acomodándolo al resto de tus actividades.

Planifica el descanso junto con el estudio. El organismo necesita descansar para que puedas asimilar los conocimientos de manera más eficiente.

Infórmate sobre los cursos preparatorios que imparten los centros formativos. Estos son muy útiles pues en estos se enfatizan en las materias y temas más importantes que pueden salirte en la prueba de selectividad. No subvalores las evaluaciones de estos cursos, pues son muy similares a la futura prueba de selectividad que enfrentarás.

Si te decides a estudiar por ti mismo trata por todos los medios de hacerte con pruebas de selectividad de años anteriores. Ellas te servirán de excelente guía y punto de referencia para la preparación de cara a los exámenes.

Si no eres capaz de organizar eficientemente tú tiempo de estudios ni planificar el mismo, y cuentas con los medios financieros necesarios, contrata algún profesor privado que te ayude en la preparación.

Por último no olvides que la prueba de selectividad no es muy diferente a los exámenes que aprobaste en el bachillerato, así que no le temas.