No todas los estudiantes son iguales en lo que respecta a tiempos de estudio y aprendizaje. Ya sea porque les cuesta más aplicar nuevos conceptos o seguir el ritmo de las clases, muchos jóvenes necesitan más tiempo para terminar de cerrar conceptos aprendidos en el colegio.

Una de las formas más personalizadas de aprender consiste en clases particulares a domicilio, en las cuales el profesor se acerca a la vivienda del estudiante para enseñarle los contenidos de las distintas cátedras.

En las clases particulares, el profesor asesora e instruye al alumno según sus necesidades y objetivos. Por lo general tienen una duración de una o dos horas y las lecciones varían de acuerdo al profesional y también al alumno.

Cabe mencionar que no son sólo estudiantes que tienen dificultades o que requieren más tiempo de preparación quienes consideran efectivo un profesor particular a domicilio. Este servicio es sumamente conveniente para quienes viven en zonas alejadas y no se pueden ajustar a horarios de clases determinados. También es muy efectivo para jóvenes con movilidad reducida.

Si trabajas como profesor en algún colegio o eres un jubilado con buena experiencia educativa, dar clases a domicilio es  una excelente forma de ganar dinero extra. Pero claro ¿cómo consigo alumnos particulares?

No es tan sencillo “venderse” a los estudiantes o a sus padres, sobre todo si eres un desconocido para ellos. Debes inspirar confianza además de demostrar que estas preparado para sacar adelante los objetivos que se planteen con cada estudiante.

Algunos consejos muy útiles para conseguir alumnos son:

  • Pide permiso para dejar volantes en distintos comercios en donde sabes que concurren jóvenes, como por ejemplo las tiendas de ropa.
  • Pon un anuncio en el diario con tus datos como profesor/a particular a domicilio. Lo mejor es que éste se reparta en la zona donde vives y sus cercanías, con el fin de que no te contraten personas que estén demasiado lejos de tu casa.
  • Una excelente opción es la de colgar anuncios con tus datos en zonas donde haya colegios. También puedes concurrir a la salida de las escuelas para hablar con los padres que van a recoger a sus hijos sobre lo que haces.
  • Puedes hablar con docentes con los cuales tengas confianza para que te recomienden ante los alumnos o sus padres. También tienes la posibilidad de tirar tu currículum vitae en los colegios y ofrecer tus servicios en caso de que cualquier estudiante necesite apoyo en sus estudios.
  • Puedes pegar avisos en las librerías de la zona (especialmente aquellas que estén ubicadas en las proximidades de los colegios), a donde seguramente concurren numerosos estudiantes cada día para comprar sus útiles, sacar fotocopias, etcétera.
  • No hay dudas de que la mejor forma de que un profesor o profesora particular se haga conocido/a entre los alumnos es mediante el boca a boca. Este es un proceso que es imposible de forzar. Una vez que consigas tus primeros alumnos, lo más probable es que los próximos vengan recomendados por ellos.
  • Hoy en día las redes sociales resultan sumamente importantes para difundir productos o servicios. Debido a esto, no dudes en hacerte una página en Facebook para promocionarte y sumar una enorme cantidad de amigos.

Es esencial que demuestres tu lado humano ante los padres y los alumnos. Es bueno que la familia que va a abrirte las puertas de su casa se sienta cómoda con tu presencia, sin dejar de mencionar que hay que ser muy didáctico con los estudiantes para que tengan la posibilidad de aprender con mayor facilidad.

Fuente: Foto